martes, 4 de diciembre de 2007

ACTO DE COLACIÓN 6TO. AÑO EGB2

Chicos espero que los momentos compartidos hoy los hayan hecho pensar sobre ustedes y sus vidas de ahora en más...
Me parece que, como lo hice a lo largo de estos dos años, lo más importante era poder regalarles "esas palabras" que nos identificaban como grupo de seres humanos que busca ser libre a través del pensamiento.
Como dice Pescetti en su libro "Querido Diario (Natacha)" editado en el mes de noviembre de 2007:
“En un diario asoma el intento de construir la intimidad, el encuentro con uno mismo y con las propias experiencias. Uno mantiene diálogos, pero interiores.
Aprender a estar a solas, sin ser un náufrago, y lograr que las voces que acudan a esa soledad sean compañeras.
Poder cerrar la puerta, y no sólo a otras personas, sino también a los miedos, a las amenazas imaginarias. Estar amigablemente a solas.”
Si bien mis palabras para ustedes no fueron escritas en un diario, ellas son el diálogo que mantuve con mí misma lejos de sus miradas. Es a partir de ese diálogo que traté de construir lo que son y somos como personas y como grupo de aprendizaje.
Aquí va mi humilde regalo para los "grosos" de mis alumnos (como dicen ustedes)

Dice Paulo Freire:
“No hay compartir que no lleve a un proyecto.
No hay proyecto que no conlleve un sueño.
No hay sueño que se pueda realizar sin esperanzas.”

Queridos alumnos nos pareció pertinente esta frase para este momento de sus vidas,…de nuestras vidas. Decimos esto porque creemos que los años compartidos han estado impregnados de sueños y concretados en proyectos que juntos decidimos recorrer. Proyectos que nos permitieron aprender a vivir de la emoción. Aprender a concebir la paz y la libertad por medio de las palabras. Aprender a pensar en el amor y en los demás. Aprender a encontrarnos a partir de reconocernos en los compañeros, en los docentes, en nuestros padres y en nuestros hermanos.
Este crecer cargado de esperanzas conlleva sentimientos y acciones contradictorias, como los miedos o temores, las seguridades y las dudas, los esfuerzos y las perezas, los sufrimientos y las alegrías, las angustias y los disfrutes, las cercanías de unos y a veces las distancias de otros, los silencios-las palabras-el perdón, los caprichos y las comprensiones, los juegos y las peleas, las miradas y las cegueras, los acuerdos y desacuerdos, las decisiones y las indecisiones, los momentos compartidos y los que no. Todos ellos chicos, los constituyen en las maravillosas personas que hoy son y que serán.
Hoy es sólo un momento especial para todos, no piensen que es tiempo de separaciones y de despedidas, porque en sus corazones y en sus mentes están guardadas esas “marquitas” que juntos fuimos construyendo, y ellas nos unen porque la memoria y el tiempo son los aliados que nos permiten recordarlas.
Hoy… y también mañana nuestras miradas se cruzarán y recordarán el logro de haber concretado este, su sueño. Pero, de ahora más hay muchísimo por caminar, está ante ustedes la oportunidad de seguir construyendo nada más ni nada menos, que sus vidas.
Recuerden que vivir es luchar, es entonces una búsqueda de lo auténtico, de lo verdadero, de lo humano. Imaginen en esa búsqueda nuevas ideas, nuevos proyectos, nuevos sueños. Dejen también en esa, su búsqueda espacio para el asombro, la sorpresa, el juego, la frescura y la memoria.
Piensen que ese buscarnos a nosotros mismos cada día sin encontrarnos nunca plenamente, es la esencia del hombre, y sepan que al final del camino no los premiarán por lo que encontraron sino por haber buscado honestamente esas pequeñas cosas de las que se compone la vida.

Todos aquellos docentes que compartimos su recorrido les decimos, gracias y hasta siempre…

No hay comentarios.: